Acta de una Asamblea asaltada (23 de mayo de 2015)

Acta y crónica de nuestra pasada Asamblea 15M Prospe del 23 de Mayo 2015.

La asamblea fue interrumpida por una actuación policial, que consistió básicamente en rodearnos y reventar el acto, quitar las pancartas, amedrentar a la gente, identificarla para denuncia, borrar fotos de los móviles, etc.

Estado policial

Orden del día:

  • 1.- Lo que ha supuesto el 15M en estos 4 años.
  • 2.- Hoy jornada de reflexión, personal y colectiva enfocada hacia el acontecimiento de mañana.
  • 3.- ¡Ven Actúa! Pasa del sentimiento de ser administrado al de ser administrador.

Se trata de contar lo que pasó. Éramos unas 10 o 12 personas, habíamos comenzado con nuestra asamblea como siempre hacemos, cada 2 sábados, desde hace 4 años, sin que nunca hubiese habido problemas.

Todo comenzó cuando algunos vecinos protestaron al considerar que estábamos llevando a cabo un acto político y eso solo vulnera la jornada de reflexión. No se puede hablar de política, y menos en público. Da igual si no se está pidiendo el voto. En su triste interpretación de la ley estos vecinos ven como natural que se pueda suspender la política por 24H. Algo que no pretende la ley pues sería un despropósito. Pero desgraciadamente en nuestro país la gente asume con facilidad esto y otras muchas cosas. Venimos de donde venimos.

Y llamaron a la policía. Con una diligencia digna de mejor causa la plaza fue tomada por un contingente de no menos de 20 aguerridos agentes de la ley. Un despliegue rápido y coordinado con numerosos vehículos cerrando todas las salidas. El revuelo en la plaza fue grande pues nunca se había visto un espectáculo semejante en el barrio. Todos llevaban gafas de sol y solo algunos -los más precavidos-, llevaban también chaleco antibala. Lo que no parecía formar parte de la uniformidad son los números identificativos pues apenas vimos tres o cuatro.

Una vez cautivo y rodeado el grupo de compañeros asambleados, los señores agentes procedieron a poner orden disolviendo la concentración, obligando a quitar una pancarta de STOP Desahucios y el 15M, y a identificar a los allí reunidos.

Cuenta uno de los “rebeldes”:

-Un poli me interpeló cuando recogí unos folletos de Hortaleza que íbamos a distribuir y que hablan de los-las “invisibles”, las personas en precario, un número muy alto. Le dije esto no es propaganda política, son datos sociales y me los quitó diciendo “esto es una prueba”. Luego me aparté del barullo y me puse a llamar a toda la gente del barrio y los grupos del distrito.

Efectivamente, los garantes del orden se emplearon con profesionalidad y entusiasmo en la tarea de “Reunir pruebas”.

Como ejemplo de su proceder podemos contar como un vecino se acercó y le dio un papel al policía que había en el suelo mientras le aseguraba al agente investigador que era algo que estábamos repartiendo. El policía sin dudar un instante lo tomó como prueba. Según dijo “para entregárselo a la junta electoral”. Creemos que el papel era un panfleto anónimo contra la corrupción que inundaba las calles del barrio desde hacía unos días porque no se reparten en mano sino que se lanzan al aire, pero no estamos seguros porque no era nuestro y no pudimos verlo bien.

Pero no sólo recogían “pruebas” sino que habían recogido el testimonio de testigos, según nos dijeron los mismos policías. ¿Qué testigos? Pues, “lógicamente”, los mismos que les habían llamado.

Se les preguntó a los policías si nuestros testigos no servían también, ya que había varios que afirmaban que NO ESTÁBAMOS PIDIENDO EL VOTO PARA NINGÚN PARTIDO incluso un vecino ofreció sus datos por si tenía que comparecer ante un juez en el futuro. Pero la policía lo rechazó alegando que los testigos ¡eran los propios demandantes! y que si se necesitaban más ya se pondrían en contacto con nosotros si había juicio.

Cuando pudimos reponernos del shock inicial reaccionamos. Empezamos a usar los móviles avisando de lo que estaba pasando y usando las cámaras para registrar los hechos. Llamamos a Legal Sol que enseguida se puso en contacto con un activista y vecino que acudió a la plaza en nuestro auxilio. De hecho, la actitud de los agentes del orden cambio de forma apreciable cuando vieron que teníamos un abogado apoyándonos.

Un policía estuvo filmándonos a todos en largos planos de travelling, en plan cine Dogma, asegurándose de que saliésemos todos. No sabemos con qué fin pues nadie se atrevió a pedirle razones o al menos una copia. Sin embargo, no hubo ninguna reciprocidad en este sentido. Los policías resultaron ser alérgicos a que les grabasen a ellos. De hecho, se dedicaron a amedrentar a los que sacaban el móvil para quitárselo y borrarles las fotos bajo amenazas veladas y no tan veladas. Cuando tímidamente (muy tímidamente) les pedíamos explicaciones, alguno comentó que él había sido amenazado por ETA. Nada le dijimos, pero nos parece una pobre excusa. Todos sabemos que la verdad es más sencilla, y más obvia: se avergüenzan de lo que hacen. O al menos no quieren que sus vecinos sepan a qué se dedican. Son conscientes del papel que tienen ante la sociedad de mamporreros de los corruptos. Velan porque el IBEX se sienta seguro, y no dudan en reprimir a la gente que protesta. Permiten la injusticia, aunque para ello haya que echar a niños a la calle o abrir cabezas de gente decente que se opone. Sabemos por qué no quieren fotos: “De todos los esclavos, el de más miserable condición es aquél que protege al amo

La intervención se prolongó desde las 12:39h. hasta las 13:30h., hora en que consideraron cumplida la misión, aunque dejaron una patrulla en la plaza.

Algo amedrentados pero con la firmeza que da la convicción de luchar contra la injusticia -algo que no sentirán nunca esos funcionarios- continuamos con nuestra asamblea, a la que se sumaron algunos vecinos que habían asistido a la injusta actuación y quería darnos apoyo moral.

Nuestra impresión después de analizar los hechos grupalmente es que la policía desde el principio tuvo una actitud negativa hacia nosotros, el enemigo, y estaban decididos a fabricar un delito donde nunca lo hubo. Están los hechos como el recoger selectivamente testimonios, o incorporar panfletos que nada tenían que ver con el 15M, e infinidad de gestos y actitudes, como la de obligar a un compañero a desabrocharse la camisa para acusarle de hacer propaganda política por llevar debajo una camiseta morada. Quizás pequeños gestos pero que dicen mucho.

Al final nos dijeron que había 2 posibles delitos:

  1. –        Uno por utilizar equipo acústico al aire libre ya que contrapone medidas ambientales (esto lo confirmó el abogado) por lo cual podrían perjudicarnos económicamente mediante multas y requisando el equipo.
  2. –       Y otro por pedir el voto durante la jornada de reflexión, ya que esto es una ilegalidad que trasladarían a la JUNTA ELECTORAL para que decida ya que como hay 4 testigos demandantes pudiera haber posibilidad de juicio, según lo que decida la Junta Electoral.

La verdad es que ese día  en particular fuimos muy cuidadosos de no mencionar a ningún partido específicamente ya que el 15M es apartidista y eso lo sabe cualquier persona que quiera informarse de buena fe. Todos éramos conscientes de que era el día de reflexión, por lo cual tuvimos especial cuidado para no mencionar a ningún partido, incluso el compañero que moderaba la asamblea al cederle el micrófono a una señora mayor, le advirtió que no podía citar a ningún partido político.

Para finalizar, el abogado de Legal Sol nos ofreció que ante cualquier multa o cualquier requerimiento legal lo pusiéramos en manos de Legal Sol.

Acerca de Comunicación Prosperidad

Comisión de Comunicación de la Asamblea Popular de la Prospe
Esta entrada fue publicada en Política. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *